Hoy existe una idea muy equivoca de lo que debe ser el político, y porque se piensa que todo político es corrupto, ¿qué tan cierto es ese pensamiento?

Lo trataremos de explicar de un modo breve y buscando ver que hoy en día no es sólo el político, sino más bien toda aquella persona donde sus sentido de vida o aspiraciones sean simple y únicamente la de ser ricos.

El político es una persona común y corriente igual que todos, sin embargo que les hace ser diferentes a los demás. No es el poder, no es el dinero, sino más bien la ventaja de estar en el poder y lograr que el dinero se convierta en el mayor beneficio de sus vidas, ya que con él, aseguran posiciones, estabilidad, cierto nivel de vida y muchas otras cosas que hoy en día el dinero es el instrumento más eficaz para lograr todo ello.

Una persona cuando va creciendo al mismo tiempo se va formando sus metas en la vida, las cuales todas resultad en un primer momento buenas y por ello le apuestan a alcanzarla, sin embargo, cuando esas metas sólo las fijan en el dinero, y todo lo que éste les puede servir para llevar una vida confortable, hacen del dinero su fin, y sólo piensan en ello. Es ahí donde quedan atrapados, los políticos, y diría que también los empresarios, los inversionistas y toda aquella persona que sólo tenga como fin el dinero, pues es lo único que le da sentido a su vida.

Con ello, no es que el político se vuelva corrupto, sino más bien, su objetivo en la vida y especialmente en su función como tal es enriquecerse, pues es en lo que piensa, ya que el trabajo que desempeña lo hace para obtener riqueza, de ese modo no importa cómo, ni de qué manera, sino simplemente obtener fortuna. Ese mismo sentir se da en muchos empresarios, que no piensan más que en hace fortuna, haciendo que su trabajo no valga por el bien que produzcan o generen sino por la riqueza que obtenga.

Por otro lado, si hacemos pensar al político o empresario que su bien el lograr el mayor bien posible, y que no está sólo en el dinero, sino que es una parte de ese fin, haremos que en realidad se piense y busque ese beneficio, ese bien que debe producir el político o empresario. Ahora bien, el político es un servidor, pero ¿de qué?, ¿para qué?, eso es lo que debemos de tener claro que es lo que tiene que pensar el político, en ser un servidor de la comunidad, de los más desprotegimos, necesitados, desamparados, etc., y luego ya ver que el dinero es un simple medio para lograr darles ese amparo, cubrir esa necesidad y lograr darles un amparo a sus vidas, por pensado en el bien no en el dinero.

Por otro lado el para qué, es el fin de la política o empresa, la cual se logra al hacer accesible a las personas la felicidad o satisfacción, por ello entre más satisfecho esté una comunidad, mejor político será esa persona, entre más satisfacción reciba el empleado; no sólo económicamente, de una empresa, mejor empresario será.

Ser empresario o político es una actividad o trabajo que requiere tener bien definido lo que se va aportar, y que ello no es sólo buscar la fortuna, pues a la primera oportunidad que se tenga, seguro que se buscará obtener sólo riqueza, no importando que a los demás se les arruine o afecte. No es fácil hoy en día, pues lo que la mayoría tiene en la mente es hacer riqueza, es lograr obtener un dinero, aunque este sea alcanzado de modo ilícito o inapropiado.

El dinero no es el mal, sino el hacer que se convierta en el único fin de la vida de cada persona y de las personas.  El dinero es un bien, siempre que se logre como fruto del trabajo y dedicación de cada persona a aportar un bien a la comunidad, ofreciendo el bien para que la otra persona se sienta segura, satisfecha y estimada.

Hagamos que los políticos y empresarios piensen es servir a la comunidad, de brindar su talento para el beneficio de las personas a las cuales sirven, no como un instrumento, sino como una guía para lograr compartir y participar del bien de esa persona y esa profesión.

 

Lo más reciente