Pin It

 

[Los Pueblos Hospital de Santa Fe, fundamentales para entender la historia de la evangelización del Continente Americano.]

“Don Vasco de Quiroga es una de las figuras más fundamentales y eminentes en la historia de la evangelización del Continente Americano; es la versión americana de la posición jurídica de la Escuela de Salamanca que es la madre del Derecho Internacional y del pensamiento que llevó adelante la Corona Española en su legislación en relación con los llamados dominios americanos”, destacó el Dr. Fidel González Fernández, Consultor Vaticano de las Congregaciones para las causas de los Santos y para la Evangelización de los Pueblos, y actual Relator de la Causa de Canonización de Don Vasco de Quiroga.

Explicó que en la historia de la formación del continente hay figuras que son determinantes en esta formación; sin estas figuras no se podría entender México, entre estas figuras nos encontramos con el llamado acontecimiento Guadalupano, una columna de esta historia, pero luego hay otra columna que pasa a través de mediaciones humanas, no solamente en México sino en todo el continente y en el caso de la Nueva España es precisamente Don Vasco de Quiroga.

Añadió que Rubén Landa, biógrafo de este personaje escribe “en Don Vasco las ideas no son solo para pensarlas y decirlas, mucho menos para lucirse con ellas, las realiza; hombre de voluntad firme, vive como piensa. Este es el corazón de la santidad de Don Vasco de Quiroga”.

El Padre Fidel González enfatizó que Don Vasco quiso hacer de los pueblos hospitales de Santa Fe un lugar humano y cristiano de crecimiento y de progreso para los indígenas, fuentes efectivas de civilización y educación, verdaderos centros de salud global, pueblos que incluían, escuelas, talleres, almacenes, cajas de ahorro, talleres industriales, campos de trabajo, de hospedaje y de acogida para los peregrinos y centros de gobierno de las comunidades, pero sobre todo quiso que fueran centros de formación y doctrina cristiana, de ejercicio de la experiencia cristiana en todas sus dimensiones.

Expresó que uno de los primeros ejercicios de estos pueblos hospital, se dio en lo que hoy conocemos como Puebla de los ángeles, en donde por disposición de la Segunda Audiencia, misma a la que pertenecía como oidor, pretendía formar un pueblo en donde convivieran labradores españoles y naturales.

El hospital de santa fe de los altos de México fue construido por Don Vasco en un lugar llamado Acaxóchitl o lugar de cañas en flor sobre terrenos comprados para este fin por el mismo Don Vasco a costa de su propio salario.

“En ellos mandó a construir con la ayuda de los mismos indios el pueblo hospital propiamente dicho, un hospicio, un lugar de acogida, la iglesia, cuatro celdas para frailes, varias casas comunales ocupadas por grupos de familias en torno a un patio común. Viendo esta idea, me imagino lo que todavía pueden ustedes contemplar si van a Castilla, esta es la concepción que Don Vasco quiso aplicar en este momento.”

Añadió que sin esta experiencia no se entiende la historia de México del primer siglo, porque esta política la continua no solamente con el Emperador Carlos V sino que lo prosigue hasta los tiempos de Felipe III, Felipe IV en el siglo siguiente.

A partir de 1531 los oidores muestran su interés por la tierra de los purépechas o tarascos, lugar donde Don Vasco edificaría otro de los Pueblos Hospital, Santa Fe de la Laguna.

“Salmerón, presidente de la Segunda Audiencia escribía: Quiroga podrá ocuparse de lo de Michoacán y en la visita de la tierra porque es hombre virtuoso, buen cristiano y muy celoso del servicio de Dios en este género de conversión y conservación de indios y es de parecer tímido, encogido y muy escrupuloso”.

El Padre Fidel añadió que Don Vasco era un hombre profundamente de fe por ello lo envían a este lugar desconocido o poco conocido con una experiencia negativa que había sido llevada por Nuño de Guzmán.

“La experiencia de los pueblos hospitales de Don Vasco de Quiroga tienen en sí elementos de la utopía de Tomás Moro, aun el mismo hospital enfermería en el sentido de sanación de las heridas físicas y morales, juega tanto en el caso de Moro como en el de Don Vasco un papel inseparable del conjunto de la Polis, pero al tener orígenes muy diversos y finalidades muy diferentes”.

Subrayó que la experiencia de Vasco de Quiroga de los pueblos hospitales con la utopía de Tomás Moro coincide en teoría solo en el nombre, pero no en el desarrollo, son muy diversos, fácilmente los historiadores confunden las dos experiencia y las aúnan, no es así, es posible ver alguna coincidencia mayor en la organización exterior de una y otra sociedad utópica, pero los objetivos, los móviles, las intenciones más profundas, están sustancialmente diferenciadas en el uno y otro modelo desde el punto de vista de sus orígenes y propósitos.

“En la obra de Quiroga hay una continuidad, no interrumpida desde su experiencia como cristiano laico, seglar y misionero, obispo y evangelizador; es interesante notar que esta experiencia fue asumida totalmente por la legislación, a partir especialmente de ese primer gran Virrey de la nueva España que fue Don Antonio de Mendoza, el cual aplica totalmente esta experiencia en la legislación y las experiencias de gobierno”.

Don Vasco de Quiroga es el primero que entrega su vida, su trabajo sin descanso y su dinero a partir de su fundamental experiencia cristiana de fe, esperanza y caridad; es un hombre con disposición y competencia profesional como ninguno, basta ver la biblioteca que consulta, que tenía y leía, los autores que sigue, los autores y escritos que cita, basta ver las leyes que promulga como oidor, basta ver las amistades que tenía en España, mencionó el Consultor Vaticano de las Congregaciones para las causas de los Santos y para la Evangelización de los Pueblos .

Destacó es el primer Obispo Secular del continente que se da cuenta que el obispo como sucesor de los apóstoles tiene que implantar una iglesia apostólica.

“Empieza por reconocer la dignidad y capacidad de participación de los indios en la sociedad y en la iglesia, lleva a cabo la defensa de sus derechos y les enseña a ellos mismos a defenderse y a reclamar justicia, busca los medios necesarios y pone a los indios en vías de organización comunitaria y gobierno democrático en el sentido original del concepto República de Indios”.

Enfatizó que Vasco de Quiroga representa en la historia de la civilización cristiana de América Latina y de su evangelización un acontecimiento auténtico y aquí en México es la puesta en marcha de cuánto María de Guadalupe pidió en sus apariciones.

“Don Vasco es un auténtico y ejemplar evangelizador, primero como laico y luego como obispo y en este segundo aspecto como fundador de la Iglesia en Michoacán, podemos decir que Don Vasco de Quiroga es también un puntero en la historia de la construcción cristiana, católica del continente latinoamericano, este papel fundamental es el que nosotros estamos intentando promover a base de un estudio histórico-científico muy detenido y muy calmo para que pueda junto con santo Toribio Mogrovejo representar los dos pilares de la historia evangelizadora de América Latina”.

Lo más reciente

Galerías Institucionales

No item found! Please check your config!