Pin It

[El ingenio mexicano está a la par de cualquier otra persona del mundo.]

El pensamiento disruptivo viene de platicar, entender y poder comunicarse con diferentes tipos de personas, porque la disrupción no es sólo tecnología, no es sólo ingenio o ingeniería, señaló el Dr. Juan Manuel López Oglesby, Director de los Posgrados en Biomédica de la UPAEP.

Dijo que no puede ser una innovación disruptiva “aquello que genere un valor real en el mercado de manera disruptiva, sin tener todo el universo vinculado a dicha innovación, se debe buscar la forma de hacer un buen negocio con ella, buscar la forma de acercarlo a toda la población, cómo saber que se está atendiendo una necesidad real y transformar su entorno”.

Acotó que para lograr esta disrupción tecnológica se requiere de la conjunción de diferentes tipos de talentos, del trabajo multidisciplinario de diferentes personas que pueden hablar, trabajar y platicar entre ellos para ir generando un resultado impresionante.

Advirtió que el ingenio mexicano está a la par de cualquier otra persona del mundo, pero lamentablemente, “nos quedamos en cajitas, enfocados en una pequeña área del conocimiento, no se dan la oportunidad de intercambiar conocimientos, de complementar proyectos en donde diferentes disciplinas, carreras profesionales pueden intervenir”. Además de que la gente debe participar como ciudadanos preocupados por el desarrollo de su comunidad, trabajar de la mano con su gobierno e intervenir en las soluciones de los problemas que aquejan a la sociedad.

Por lo tanto, señaló que eventos como los Smart City, son el resultado de este tipo de interacciones entre las personas de diferentes disciplinas del conocimiento, que trabajan de manera colaborativa para crear e innovar en los diferentes campos del conocimiento.

La disrupción tecnológica está en boca de todos, “todo mundo quiere ser parte de ella, quiere ser parte de esto nuevo, de esto que es diferente a lo actual, de lo que trae el futuro. Pero pocas personas se están dedicando a pensar qué necesitamos estar haciendo para ser esas personas que están al frente de esta disrupción”.

Comentó que la Universidad tiene mucho que ver con este tema de la disrupción, porque es uno de esos semilleros del conocimiento y del pensamiento que nos ayuda a poder propiciar y fomentar estas nuevas ideas que van a traer algo diferente, pero no es sólo la universidad, la empresa o de lo que está pensando una persona, sino es el traer un tipo de pensamiento distinto de lo que piensa la mayoría de las personas.

Dijo que la disrupción tiene que ver con alguien que piense tan diferente que en realidad está aportando ideas que nunca se habían tenido hasta el momento, que “le dan en la torre a lo que ya existe en el mercado y que afectan de alguna manera a la forma en que estamos llevando las cosas en este momento y que tienen un impacto significativo en las personas hasta modificar su accionar”.

Asimismo, señaló que el laboratorio de U-Fab con que cuenta la UPAEP es un gran ejemplo de cómo con el aprovechamiento de los recursos humanos y económicos, pero principalmente aprovechando el ingenio de las personas, se pueda contar con un espacio en donde se puedan hacer cosas que hace 10 años eran inimaginables.

Abundó que ese talento que se encuentra en los jóvenes mexicanos es importante canalizarlo y aprovecharlo al máximo, porque es un “lugar en donde se generan esas ideas que van a cambiar las expectativas del mundo que dentro de 10 años será tan diferente como el que se está viviendo actualmente. Por ello, es importante que crean en sí mismos y que tengan la mentalidad de hacer algo distinto”.

El Dr. Juan Manuel López, reiteró que con el Laboratorio U-Fab, se busca que  sea un espacio de investigación flexible y versátil que ofrezca las herramientas de innovación y diseño necesarias para desarrollar una cultura de emprendimiento transformador.

Por su parte, el Dr. Luis Rosales Roldán, profesor investigador de los Posgrados en Mecatrónica de la UPAEP, enfatizó que el laboratorio de U-Fab, es un espacio en el que los universitarios se pueden desenvolver, echar a volar su imaginación, para compartir recursos, conocimientos y trabajar en proyectos con equipos sofisticados y todo el equipo está hecho con tecnología mexicana.

Apuntó que al contar con este tipo de tecnología, “nos abre las puertas para impulsar lo que se está haciendo en el país, en el laboratorio se puede escanear desde un modelo que se desee, hasta retocarlo, rediseñarlo, imprimirlo y hacer las pruebas necesarias con él en las máquinas e impresoras 3D.

Lo más reciente

Galerías Institucionales