Pin It

Los grandes cambios que el hombre ha ocasionado a lo largo de la historia han repercutido en la forma de vivir y de relacionarse con las cosas, además,  entre los mismos seres humanos su hábitat actual es muy diferente al de los hombres antiguos, el morador de hoy en un ser distinto, por ello el tratar de explicarnos que está pasando hoy en día, y que se va a presentar el día de mañana, tiene que ser explicado a partir de los cambios que el mismo hombre está generando por medio de la implementación que va estableciendo el hombre a las cosas.

Al principio el hombre se centró en las relaciones que se fueron dando entre los diferentes habitantes de la región, identificando algunas de sus necesidades básicas e indispensables, de cómo ir ateniendo a sus  recién nacidos, de las enfermedades de los niños y adultos, de los accidentes que sufrían etc.  Con el paso de tiempo se logró ir cambiando  relaciones más complejas que constituyeron grupos cada vez más grandes y con necesidades  más complejas y diferentes entre ellos, de tal modo que un cazador no tenía necesidad de conseguir alimento, pero sí de conseguir un lugar seguro en donde vivir, por lo que otro hombre era el que se encargaba de ello, pero tenía la necesidad de conseguir alimento, eso fue lo que genero el surgimiento de una serie de comunidades las cuales para su funcionamiento tuvieron que establecer una forma de organización y ordenación del uso de las cosas por medio de acuerdos mutuos para su funcionamiento, con eso sus relaciones y del uso de las cosas fueron en aumento, cambió de un modo simple y distinto a otro más complejo y de mayor cantidad, requiriendo más recursos naturales y más modelos de obtención de esos recursos.

Podemos decir hoy en día sin temor a equivocarnos que la manera e importancia de nuestras relaciones ha cambiado total y radicalmente, eso se debe a que se ha centrado el hombre en el uso y desarrollo de la tecnología, de tal modo que requerimos de una regulación para lograr acuerdos y establecer un orden favorable,  donde podamos convivir sin ningún riesgo a fracasar o generar problemas a las futuras generaciones. La tecnología hoy en día mueve y construye las relaciones humanas, y está generando un orden distinto donde implica una razón de ser muy diferente a las razones dadas anteriormente, todo ello está dado por el hecho de ser la tecnología la responsable de lograr satisfacer y asegurar las necesidades que tenemos hoy muchos de nosotros. Eso ha generado una gran dependencia del hombre con la tecnología a tal grado que su vida se ve reflejada en el impacto de la economía de los diferentes países, e incluso en la evaluación o calificación que reciben dichos países al referirse a ellos como desarrollados o en vías de desarrollo, e incluso de subdesarrollo. 

Esos calificativos, son en cierta manera formas de un nuevo estilo de vida, de una nueva manera de estar relacionados los hombre entre sí, de describir la manera y por qué no, el interés de los hombres por su futuro, que de algún modo hoy la categoría que se aplica a todo ello se le da el nombre o el concepto de bienestar. 

El hombre ha recurrido a la tecnología para usarla en la transformación de la naturaleza inerte,  de la cual ha adquirido nuevas formas y nuevas variantes en cuanto a su uso y fin, pero no sólo se queda en ello sino que por el contrario la tecnología se está desarrollando en el control y uso de los seres vivos, donde la vida de esos seres está bajo el destino de la misma tecnología, como lo vemos en los alimentos transgénicos.  Lo verdaderamente preocupante y lo que nos ocupa en este pequeño escrito es sobre la intención que se le está dando a raíz del dominio tecnológico, de cómo es usada para salvar vidas humanas, estableciendo un criterio de exclusión para todos aquellos que no han logrado tener un control y uso de la misma en su provecho, de que aquellas personas que ya no son producto de la tecnología.

La tecnología no sólo ha impactado en la naturaleza de las cosas simples, sino en la vida de las plantas y animales, e incluso en la vida de cada una de las personas; de las que tienen una relación directa, como en las que no tienen ninguna relación con la misma tecnología, pero de algún modo se ven afectadas. Se puede pensar y reflexionar como en muchos casos la salud no es un fin de la vida humana sino una simple variable tecnológica. La alimentación, transportación y muchas otras acciones que se están dando a diario alrededor de nuestra vida como exigencias para nuestras vidas. La producción de combustibles,  energía nuclear, explotación marina, fauna y demás acciones que tienen que ver con todo lo que acontece hoy en día, cobra mayor importancia, que la simple vida de las personas.

Explicarnos que está pasando en nuestro entorno es un asunto que la propia bioética se hace, y a decir de ella no ha sido tarea fácil, especialmente al orientar las ciencias, y de modo particular las que tiene que ver con la vida humana. Por ello la bioética es una disciplina que requiere abordar los problemas desde la vida de cada persona y no tanto de los resultados que esté logrando.

Una sana bioética requiere de una sana filosofía del hombre, que busque entender sus casusas verdaderas. Esa preocupación, se debe a que otros ya se han ocupado de hacer algo previamente, por ello la filosofía tienen como encomienda el lograr que las ocupaciones de los hombres esté regulada para no generar alguna alteración en el orden de las cosas, y las ciencias particulares proponerse como las grandes consejeras de la filosofía, la que busca orientar de algún modo el actuar de los hombres. Por ello son las ciencias la conciencia de los hombres. Eso lo ha hecho ver Jacques Testart, el primer médico francés que logro generar un ser humano niño con probeta; “la ciencia sin conciencia no conduce sino a la ruina del hombre” (Andrew C. Varga 1990).  Por ello la pregunta que debemos hacernos es a partir de esa afirmación, ¿estamos dando un uso adecuada a la tecnología? O por el contrario ¿La tecnología está construyendo nuestra ruina? La respuesta no se buscará dar del todo aquí, pues es algo que posiblemente no se pueda responder ahora de modo sencillo e inmediato, ya que tampoco podemos ser tan fatalistas y decir que toda la tecnología está en contra de los hombres, pues indudablemente, en el terreno de la medicina, mucha de la tecnología es favorable al hombre, no sólo en el cuidado de su saludo sino en otros factores que directamente tienen que ver con la dignidad de cada persona humana.

La vida de los hombres de hoy es totalmente distinta en razón de manejo que le está dando a las cosas, en la forma de su relación con las cosas y con los demás seres humanos, pues el manejo que tiene de las cosas es de un modo muy diferente, hoy es apropia de las cosas de manera distinta, es decir, se hacer propietario de las cosas y de su uso de un modo totalmente distinto, el detalle que salta a la vista es que también los que tienen el control y el destino del manejo de la tecnología se están apropiando de la vida de las personas, sin embargo ¿los hombres se pueden apropiar de la vida de otros hombres?, a la pregunta formulada nos damos cuenta de cómo la mentalidad, el conocimiento y el hacer del hombre se ha transformado de un modo totalmente diferente, y aunque ciertamente desde la antigüedad existieron hombres que se apropiaban de la vida de otros hombres mediante la esclavitud, resaltando el sentido de que en la vida del hombre existe algo que el propio hombre le da ese carácter de ser digno de apropiarse de las cosas e incluso se los seres humanos, no fue sino hasta adentrado el cristianismo cuando por medio de la filosofía estableció a bien la categoría de dignidad de la persona humana, es decir, fue por medio de la naturaleza del hombre del ser persona como se logro erradicar esa falsa idea de apropiación de la vida de otros. Es muy interesante poder estudiar desde la génesis del concepto de persona como logra modificar y reivindicar el significado ontológico de persona en el ser humano.

La bioética con ello logro dar un aporte enorme a las relaciones humanas para lograr ordenar mejor la convivencia entre los mismos hombres. Eso orden fue estableciendo n saber en los hombres que indicaba el valor de la persona como un ser que está por encima de todas las cosas, y en donde el respeto entre todas las personas es algo indispensable para poder convivir en comunidad, la cual generó una conducta entre las personas a comportarse como tal, e inclusive se logró tal visión dándole un destino diferente a las cosas, haciendo de ellas algo que en verdad promovía el verdadero desarrollo de los hombre a favor de la propia dignidad humana.

La que hoy ha generado el cambio nos hace cuestionarnos, que tanto de esa categoría ontológica ha quedado, en relación a la dignidad de las personas, y de cómo el hombre entiende todo eso, al tal grado que no puede apropiarse de la vida de ningún ser humano, por lo que hoy nos queda estudiar ese cambio que se ha producido en la mentalidad de los hombres y que están con el uso y abuso de la tecnología queriendo apropiarse de la vida de los hombres, particularmente de los más indefensos. 

Una de las ramas del saber que nos puede asistir a entender todo ello es la ética, fundamentada en una filosofía del ser de las cosas y orientada por lo que hoy se  ha tenido a bien formular como bioética, que es una rama del saber de la misma ética pero bajo la exigencia de la auténtica conciencia que ofrece toda ciencia verdadera y auténtica.

Los cambios sin razón no se pueden explicar y queda uno condenado a ser víctima del propio cambio, pues no podrá explicar las cosas en beneficio o maleficio suyo o de otras personas. Por ello el buscar la razón de cada una de las acciones que el hombre pretende realizar deberá de estar fundamentadas  de modo racional. Eso es la tarea de la ciencia, y particularmente de la ética y específicamente de la bioética.

Un cambio hoy en día no se puede suponer como producto del azar, de algo causal, por el contrario siembre habrá una razón que explique el por qué del cambio encontrando una causa o principio del mismo es decir,  el cambio es producido por el mismo orden al que están sometidas las cosas o al orden que el hombre busca darle a las cosas, por ello conocer y entender que cada cosa tiene un orden y ese orden de algún modo el hombre se puede apropiar de él es algo que debe saberlo y exponerlo en razón de la finalidad para que busca darle ese nuevo orden, de lo contrario se estará generando un desorden, pues el hombre aunque se apropie de la cosa no será del todo propietario de la cosa y con ello dejará de ser una cosa que pueda ser propia para su perfección y por lo tanto ser digna de ello.

La bioética por tanto busca que las acciones en las diferentes áreas del saber del hombre, especialmente las tecnológicas, logren alcanzar una apropiación digna de ellas, que sea el hombre más digno de su destino, especialmente de su vida en torno al uso de la tecnología.

 

*Maestro del área de formación humanista UPAEP

Lo más reciente

Galerías Institucionales