Pin It


En su análisis del entendimiento bilateral entre México y los Estados Unidos anunciado por Donald Trump y el Presidente Enrique Peña Nieto el 27 de agosto de 2018 como el “ Tratado Comercial E.U.A. – México”, los autores enfatizaron la exclusión de Canadá en las negociaciones e identificaron 8 elementos aparentemente problemáticos en este “entendimiento”:

México acordó asegurar que 75% de la producción automotriz sea producido dentro el bloque comercial para recibir beneficios fiscales y que entre 40% y 45% sea producido por trabajadores que ganen al menos 16 dólares la hora. Esto aplica solo a vehículos producidos en fábricas ya existentes. ¡Vehículos producidos en nuevas plantas en México sufrirán la aplicación de un arancel punitivo de 25%! Adicionalmente, México aceptó un cupo máximo de 2 millones de vehículos que podemos exportar cada año a los Estados Unidos – un aspecto potencialmente devastador para la economía de Puebla. (actualmente México exporta 1.8 millones unidades)
El nuevo tratado bilateral tiene una vigencia de 16 años y debe ser revisado cada 6 años.
Los aranceles punitivos e ilegales bajo el Artículo 302 del TLCAN todavía vigente de 25% y 10% sobre nuestras exportaciones de acero y aluminio respectivamente, permitimos que Trump puede mantenerlas indefinidamente.
El nuevo Presidente López Obrador respetará todos los contratos y compromisos pactados por México con compañías extranjeras en el sector energético.
Los capítulos del TLCAN sobre la resolución de controversias por paneles de resolución en arbitraje serán eliminados en favor de resoluciones en Cortes Federales de los Estados Unidos.
El sector textil de México sufrirá un ajuste en reglas de origen ya que en el futuro se tiene considerar la inclusión de insumos como resortes, elásticos, hilo, la tela de forros, telas recubiertas que desea exportar al mercado estadounidense.
El capítulo 11 también sufrirá modificaciones lo cual representa una amenaza y riesgo para las inversiones extranjeras en nuestro país.
También, México fue obligado por Trump de aceptar como obligatorio todo el contenido de las 117 Convenciones firmados por México con la OIT – con el resultado de hacer irrelevante nuestras leyes federales sobre la sindicalización y el servicio social.
Según Trump: si Canadá no acepta estos elementos será excluido y sufrirá la aplicación de un arancel punitivo de 25% de las exportaciones de su industria automotriz. Pues, ya excluido de las negociaciones entre México y Trump los Canadienses ahora insisten en saber por qué fueron abandonados por el Gobierno de México.

La explicación llegó en forma de un pronunciamiento de nuestro canciller Luís Videgaray hace unos días y en forma de una entrevista con el Ex Subsecretario de Relaciones Exteriores Andrés Rozental en el programa “As it Happens” de la Canadian Broadcasting Company el 3 de agosto 2018.

Luis Videgaray sostuvo: “ Hay cosas que no controlamos, particularmente la relación entre Canadá y los E.U.A y definitivamente no queremos exponer a México a la incertidumbre de no tener un acuerdo. No tener un acuerdo comercial con E.U.A. – eso es un riesgo sustancial para la economía mexicana. Literalmente, millones de empleos en México dependen del acceso al mercado estadounidense”.

Por su parte, Rozental dijo lo siguiente: “Creo que el gobierno ha puesto cara de verdad a lo que en realidad es, desde mi punto de vista, una situación muy desafortunada. Decidimos que México y Estados Unidos negociarían, bilateralmente, reglas de origen para el sector automotriz y Canadá consideró que no era necesario que estuviera en la mesa de negociaciones porque se beneficiaría de cualquier acuerdo alcanzado entre los dos. Lo que no creo que nadie esperara es que justo después de haber discutido las reglas de origen de los automóviles, de repente, comenzamos a negociar bilateralmente con los Estados Unidos sobre todo lo demás, sobre todos los asuntos pendientes: clausulas de caducidad, resolución de conflictos, propiedad intelectual, compras gubernamentales etc. Sin la presencia de Canadá… Creo que nosotros, México, deberíamos haber insistido en tener a Canadá con nosotros…”

Y ahora, pobre Canadá esta en Washington otra vez – tratando de evitar el desastre creado por Trump y nuestro equipo de negociadores.

La prestigiada revista The Economist de Londres ahora opina: “¡México es el gran perdedor!”. Dado que aún no se conoce el detalle de la información, todavía no se puede precisar quiénes son los ganadores y perdedores pero lo que sí es cierto es que han cambiado las condiciones y esto trae una nueva paradoja para el comercio internacional: un tratado comercial proteccionista.

Por otro lado, Trump sólo está autorizado para renegociar un Acuerdo Trilateral y no acuerdos bilaterales como lo ha hecho con México, por lo que se espera que Canadá se sume a la iniciativa y se pueda cumplir con la renegociación original. Existen especulaciones sobre un acuerdo previo entre Canadá y México sobre su participación en las mesas bilaterales dónde se acordó que México iría primero y después Canadá pero lo cierto es que el tiempo apremia y tanto a los presidentes de USA y México les urge tomarse la foto para limpiar su imagen pública.

Lo más reciente

Galerías Institucionales