Pin It

[Las experiencias vividas en la Universidad marcaron su crecimiento personal y profesional.]

Víctor Gutierrez Torres, egresado de la generación 90-95 de Comunicación, actualmente se desempeña como CEO del Instituto del Bien Ser,  cuenta al día de hoy con tres libros publicados y está por terminar el cuarto donde aborda la temática de la felicidad empresarial.

 “En UPAEP encontré mi pasión que es la consultoría empresarial, esta área fue lo que hizo sonar mi corazón”.

Destacó que lo más valioso que ofrece la Universidad son los principios y valores, los cuales te llevas tatuados una vez que finalizas tus estudios, “te sientes orgulloso de decir que eres un egresado UPAEP”.

Una de las experiencias que hasta hoy en día lo han marcado es el haber trabajado en la cárcel de Cholula, como profesor de educación continua en el INEA.

“Fue tan significativa mi experiencia que en el mismo cerezo yo logré tener una promoción como Jefe del Departamento de Pedagogía y después me quedé haciendo muchos ensayos; de hecho mi tesis la hice sobre la gente en la cárcel”.

Explicó que esto lo marcó porque mientras estudiaba y trabajaba en la cárcel empezó a desarrollar un sentido humano muy en armonía con el sentido de la universidad, en donde más que relacionarse con delincuentes se relacionó con seres humanos.

“Conocer sus historias me daba una perspectiva que ampliaba lo que podía ser la mirada del ser humano y sus condiciones y a partir de esta sensibilidad hacia el ser humano y sus condiciones empiezas a conocer muchas facetas que no te das cuenta que tienes hasta tener la fortuna de estar cerca del lado más obscuro de la humanidad y encuentras luz en ese lado oscuro; eso marca mucho”.

Con el cambio de siglo y con experiencia previa en dos empresas consultoras, decide crear su propia empresa enfocada a los principios de la felicidad empresarial.

“Cuando empecé a hablar y presentarme a las empresas como asesor y consultor en felicidad empresarial me daban una palmada en el hombro y me decían que era un jovencito muy entusiasta, que lo que necesitaban era que la gente fuera productiva pues si era productiva iba a estar contenta porque tenía trabajo”.

Fue justamente Comex quien le dió la oportunidad de aplicar su metodología, “buscamos un proyecto piloto en donde logramos fundamentar lo que ellos querían resolver en indicadores duros, logrando disminuir el 10% de la merma de producto que tenían. Cuando empecé a trabajar con la gente en autoconocerse, por si sola saca el valor agregado que tiene guardado”.

Indicó que el Instituto del bien ser tiene un alto enfoque de la conciencia humana, busca ser un elemento con instrumentos y metodologías para articular variables en pro del ser humano.

Finalmente invitó a los jóvenes a esforzarse y a que tengan disciplina, concentración y atención en sus metas, “hoy más que nunca se necesita entender que el mundo es global y que requiere varias miradas para poder lograr una transformación”.


Lo más reciente

Galerías Institucionales