Pin It

El Laboratorio de Simulación Odontológica es una sala de simulación en donde los estudiantes de Odontología realizan prácticas para el desarrollo de sus habilidades previo a tratar con un paciente en la clínica, explica Gabriela Cordero Parra Aguirre, Coordinadora de la Clínica de Odontología para Licenciatura y Posgrados.

Nuestro recorrido comenzó en los casilleros que están dispuestos afuera, donde vimos a los estudiantes prepararse para entrar a su práctica, ahí guardan sus pertenencias ya que al Laboratorio entran sólo con las pertenencias que van a usar, así mismo los vimos con gorro, cubre bocas, bata y gafas especiales.   

Aunque no se encuentren en una clínica con pacientes, es importante ir formando una cultura de aseo, cuidado y orden, ya que éstas son las bases que tendrán para su vida profesional, comenta la coordinadora. 

Las prácticas varían dependiendo de la asignatura, sin embargo, en todas ellas se busca que, por medio de la instrucción y guía del profesor, los estudiantes desarrollen las habilidades previas al trabajo con pacientes en la clínica, desde el uso de las barreras de protección, el cuidado para el control de infecciones, hasta cosas mucho más sutiles pero igualmente importantes como prestar atención a su ergonomía para cuidar la columna, la colocación de los brazos y la posición que deben tener en armonía con el paciente. 

Los simuladores que más nos llamó la atención en cuanto entramos fueron los Fantomas dentales, una tecnología japonesa de NISSIN, distribuido por la empresa mexicana VAMASAN; tienen la forma y el tamaño de una cabeza humana con la mitad baja del rostro. Al acércanos vimos que cuenta con todas las características de una boca real. 

Los estudiantes pueden introducir  Tipodontos, que son modelos anatómicos que simulan los dientes de adulto o infantiles, en los Fantomas; este material didáctico es muy variado, hay órganos dentales que  tienen manchitas simulando caries, para algunas prácticas los profesores aplican sarro sintético y montado en los simuladores, los estudiantes deben quitarlo con la posición adecuada, además, practican el dominio del espejo, ya que al tener una imagen reflejada el odontólogo debe adaptarse y entender su funcionamiento de forma adecuada. 

Este tipo de equipo no sólo aparenta un paciente real para que practiquen con el espacio y  la posición de los instrumentos, sino que los enfrenta a la obscuridad de la cavidad oral, el uso de las lámparas que es la luz con la que van a trabajar por el resto de su vida profesional, es como apegarse a la realidad de trabajo ideal pero en formato de práctica para ir desarrollando la habilidad desde el principio, comenta con orgullo, Gabriela Cordero Parra.

Sin embargo, no solo estos simuladores son lo interesante en esta sala, este Laboratorio cuenta con veintiún computadoras que están conectadas al módulo individual del profesor, ya sea una práctica preparada por él o material didáctico precargado, los estudiantes tienen la oportunidad de ver de primera mano todo lo que el maestro está explicando, eliminando así la incomodidad de acercarse todos al mismo tiempo durante una clase y la posibilidad de perder información por ello. 

Además, nos mostraron el funcionamiento de la cámara intra oral, con la que vimos detalles en los dientes que no eran tan perceptibles cuando únicamente nos acercamos, con lo que aprendimos que incorporar esta tecnología  hace más dinámica la enseñanza y rico el aprendizaje. 

Al final de nuestra visita, la coordinadora nos comentó que, a pesar de tener los Fantomas y los simuladores que se adaptaban a la práctica con pacientes, contar con las pantallas implica un mejor desarrollo de las clases, la resolución de dudas durante la clase motiva a los estudiantes a sentirse más seguros a la hora de realizar las prácticas en las clínicas. Es así como termina nuestra visita a la Sala de Simulación Odontológica.

Lo más reciente

Galerías Institucionales