Pin It

No es apropiado celebrar en un momento tan difícil y doloroso para este país asediado desde hace años por múltiples problemas económicos, políticos y sociales y azotado apenas hace unas semanas por dos fuertes sismos que devastaron muchos sitios de los estados de Chiapas y Oaxaca –el día 7 de septiembre por la noche- y de la Ciudad de México y los estados de Morelos y nuestro estado de Puebla –el 19 de septiembre justo 32 años después del gran terremoto del 85-.

No es un momento de júbilo ni de fiesta aunque los miembros del decanato de Posgrados en Artes y Humanidades, en el equipo de los Programas de Profesionalización docente tengamos ahora sentimientos encontrados: porque no podemos negar el gusto y la satisfacción profundos que llenan nuestros corazones por llegar a diez años de trabajo transformando la práctica educativa de los docentes, directores, supervisores, funcionarios y orientadores educativos del Estado de Puebla y la región.

Pero al mismo tiempo sentimos junto con la inmensa mayoría de los ciudadanos de este país una profunda pena y una profunda empatía y compasión por todos los que en este momento están sufriendo las consecuencias de estos fenómenos naturales que, combinados en muchos casos con la precariedad o antigüedad de las construcciones y también desgraciadamente en muchos otros de la negligencia y la corrupción que privilegia las ganancias económicas por encima incluso de las vidas humanas, dejaron varios centenares de personas muertas, muchos heridos y pérdidas en monumentos de nuestro inmenso patrimonio histórico, en viviendas y en centros educativos.

Muchas escuelas están dañadas y debido a la atención de la emergencia para poder restablecer lo antes posible la normalidad de la actividad educativa en nuestro estado no ha podido acompañarnos la Secretaria de Educación Pública a esta ceremonia. Agradecemos a la Directora de Educación Especial, que viene en su representación así como al Subsecretario de Educación Superior que está con nosotros como invitado especial que se hayan tomado el tiempo de atender a nuestra invitación.

Porque las maestrías de profesionalización docente son fruto de la colaboración entre la autoridad educativa del estado y la UPAEP en un esfuerzo conjunto por contribuir a la profesionalización de los educadores en servicio con el fin de mejorar progresiva y significativamente la calidad y la pertinencia de la formación que reciben nuestros niños y jóvenes para contribuir desde la educación a la construcción de ese México democrático, justo y pacífico con el que todos soñamos.

En efecto, En el año de 2006 la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), una institución de Educación Superior de gestión privada fundada en mayo de 1973 -que se define como una universidad humanista de identidad católica- a partir del diálogo con las autoridades de la Secretaría de Educación Pública estatal y teniendo como marco su compromiso para la creación de corrientes de pensamiento y la formación de líderes que transformen a la sociedad, según postula su Misión institucional (2017), firmó un convenio para la creación y puesta en marcha de programas de maestría de carácter profesionalizante dirigidos a la formación de los docentes en servicio del Estado de Puebla con miras a la mejora de la calidad educativa.

Estos programas han tenido como principales objetivos: realizar acciones conjuntas en la profesionalización de la  labor docente coadyuvando así al desarrollo del sistema educativo estatal y abatir el obstáculo económico mediante una beca de más del 71% además de contar con horarios flexibles, apoyo de tecnologías de información y comunicación.

Los docentes en servicio que deciden estudiar estas maestrías, tienen como propósito mejorar su desempeño, recibir oportunidades de trabajo e impactar de modo puntual en sus contextos. Los programas de posgrado de Profesionalización Docente han formado hasta la fecha 3,478 egresados y cuentan en la actualidad con aproximadamente 1,219 estudiantes en proceso de formación. Lo cual ha permitido incluir docentes, directivos, tutores y administrativos en activo, tanto del Estado de Puebla como de otros estados colindantes como Oaxaca, Veracruz e Hidalgo, los cuales se han interesado en la propuesta académica de la universidad. Este convenio ha sido refrendado en el año 2009, 2012 y 2015.

En un primer momento se ofrecieron programas de maestría en Sistemas Computacionales, Psicología Clínica Infantil; Pedagogía con especialidad en docencia universitaria, dirección educativa, educación especial e intervención educativa, Educación Matemática y Administración. Dos años después se abrió la Maestría en Tecnología Educativa y un año más tarde la Maestría en Desarrollo Familiar.

Para el año 2013 los programas entraron en una fase de reestructuración y rediseño enfocada hacia la consolidación y definición de los programas como una oferta de posgrados que invitara a sus alumnos a reflexionar sobre su propia práctica de modo que se traduzca en una actividad que trascienda las aulas, los espacios y los contextos particulares. Favoreciendo la mejora del ejercicio docente ante los nuevos retos que la sociedad de Puebla requiere.

Actualmente la oferta educativa de estos programas está conformada por las siguientes maestrías:

  • - Pedagogía con especialidad en docencia universitaria, dirección educativa, educación especial e intervención educativa.
  • - Educación Matemática.
  • - Administración con especialidad en gestión de centros educativos e innovación de negocios.
  • - Tecnología Educativa.
  • - Orientación y Desarrollo Familiar con especialidad en orientación escolar y orientación social.
  • - Estudios Históricos.
  • - Educación y Desarrollo humano.

Estos programas han sido muy exitosos desde su inicio y se han consolidado como la mejor oferta de posgrados para la formación docente en el Estado de Puebla por la calidad de su profesorado y la excelente gestión académica que los ha caracterizado. 

La UPAEP desde su génesis ha considerado  que el proceso educativo tiene como meta final conciliar la formación de la persona humana con la formación científica y práctica, donde la educación es comprendida como un derecho de todas las personas, a partir de la cual es posible extraer lo mejor de cada uno para hacer de ella  una formación integral, en la cual se potencialicen todas las capacidades humanas. 

Partiendo de esta línea rectora de la UPAEP, es que los programas de profesionalización docente, tienen como objetivo central fortalecer a los docentes en la formación de todo su ser, con lo cual puedan adquirir la madurez necesaria para que se conviertan en líderes de cambio dentro la sociedad. Y la manera preferible de llevar a cabo este objetivo es tomando conciencia de su actividad cotidiana, del compromiso adquirido, de hacer de la función educadora un desafío propio y responsable. Para ello es vital formarse a lo largo de la vida, generando y regenerando acciones educativas, de modo que es importante romper con la visión poco funcional de la profesionalización docente que se ha venido construyendo en nuestro país. Esta visión tiene que ser sustituida por una profesionalización docente sólida e integral que ofrezca un sentido al quehacer del formador, desde una honesta reflexión individual y grupal con un claro sentido ético, la cual aporte un significado a la educación misma.

La profesionalización docente en la UPAEP, tiene como método estratégico en sus programas la vinculación de la teoría y la práctica, pues ambas son parte de una búsqueda continua en la actividad docente. La teoría y la práctica son dos dimensiones que deben relacionarse para dar respuestas significativas, sólidas, sustentadas y eficaces ante los retos que en este siglo XXI se presentan dentro de la educación formal. 

Finalmente, la concepción de profesionalización docente en los programas de posgrado de la UPAEP se sustenta en la convicción de que la educación es uno de los pilares fundamentales para la transformación del país hacia condiciones económicas, sociales, políticas y culturales propias de una sociedad plenamente democrática, justa, pacífica e incluyente, sustentada en el pleno respeto a la dignidad humana. Esta convicción implica la visión de que los profesores, orientadores, directores, supervisores y asesores técnico-pedagógicos son los sujetos que a partir de una mejora permanente de su práctica iluminada por la reflexión teórica y el sentido ético pueden lograr que la educación logre aportar elementos reales y eficaces para operar esta transformación que México tanto necesita.

Se cumplen ya diez años de este esfuerzo colaborativo de trabajo para la transformación de la práctica educativa y aunque la situación de nuestro estado y nuestro país no es propicia para celebrar, resulta indispensable no dejar que pase inadvertida esta ocasión.

Porque como afirmaba Xabier Gorostiaga, la educación es la profesión de la esperanza y diez años de trabajar en la formación de líderes organizadores de la esperanza en nuestro estado y en nuestra región significan mucho y debemos dejar constancia de este esfuerzo persistente y organizado.

Porque tener hoy, aquí, en este momento reunidos a tantos profesionales de la esperanza que en estos momentos de dolor están diciendo con su presencia y su reflexión que Puebla, que México sigue en pie y que a pesar de todas las catástrofes y los problemas, seguimos teniendo la convicción de que otra sociedad es posible y el compromiso de formar a los futuros ciudadanos que harán viable este otro país a la altura de nuestro deseo de humanización.

El terremoto del 19 de septiembre volvió a despertar la solidaridad, la generosidad, la cooperación, la empatía, la compasión y la acción organizada de la sociedad renovando nuestra esperanza en la posibilidad de un cambio real y positivo del país que tiene tantas necesidades.

Como afirma Jesús Silva-Herzog Márquez en su bellísimo artículo El asomo de la Nación: “La nación es una familia de desconocidos. Un parentesco sin apellidos. La nación existe cuando, más que ocupar un mismo espacio, más que usar el mismo pasaporte o cantar el mismo himno, las personas saben que comparten un destino. La nación es reconocimiento de que la suerte de uno importa a todos y que los problemas que padecen algunos preocupan al resto. La nación aparece en el momento en que advertimos que la vida de cada quien depende en buena medida de todos… Más que una categoría sociológica, más que una entidad histórica, la nación es una forma del cariño…” 

Los educadores como profesionales de la esperanza tenemos el compromiso de apostar porque esta convicción de que los poblanos, los mexicanos, los seres humanos de todo el planeta compartimos el mismo destino, que la humanidad es una noción ética, es lo que debe ser realizado por todos de ahora en adelante.

Esta es la convicción y la apuesta de nuestros programas de Profesionalización docente en la UPAEP: transformar la práctica educativa en una práctica teórica y metodológicamente bien sustentada y orientada hacia la construcción de esta nación como destino común, de la humanidad como horizonte en construcción permanente.

En esta aventura llevamos diez años transformando la práctica educativa. De manera que esto no es una celebración, pero sí es, sin duda, una renovación de la esperanza. La renovación de la esperanza que desde nuestra vocación educadora le dice a nuestro México herido, con las palabras del poeta Benedetti:

“no te rindas, por favor no cedas,

aunque el frío queme,

aunque el miedo muerda,

aunque el sol se ponga y se calle el viento,

aún hay fuego en tu alma,

aún hay vida en tus sueños

porque cada día es un comienzo nuevo,

porque esta es la hora y el mejor momento.

porque no estás solo, porque yo te quiero”.

 

Muchas gracias por estar aquí y ahora.

 


[1] Esta información corresponde a los profesores inscritos en el período de Primavera 2017.  

[2] El contenido de estos párrafos está tomado del documento de definición de profesionalización docente generado en el Cuerpo Académico del mismo nombre del Decanato de Posgrados en Artes y Humanidades de la UPAEP, sistematizado y redactado bajo el título de: Profesionalización docente: proceso de apropiación y construcción conceptual de la formación de profesores en servicio en una universidad privada, Por: Juan Martín López Calva, Emma Verónica Santana Valencia, Paulina Iturbide Fernández y Rodolfo Cruz Badillo. Inédito.

[3]http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/editoriales/editorial.aspx?id=120700&md5=6f2b68c6dfb005e900041682451631f1&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe&lcmd5=85a174fdb0319141641fb8e9ed4cf63a 

[4]http://www.leonardomaldonado.cl/content/view/515649/No-te-rindas-Mario-Benedetti.html#.Wc7sc1vWyUk 

 

 

Lo más reciente

Galerías Institucionales

No item found! Please check your config!